Pelo sano y brillante
Belleza, Cabello

8 Trucos para tener un pelo sano

El invierno es una época del año en que debido a las bajas temperaturas nuestro cabello sufre mucho al igual que nuestra piel y como consecuencia puede verse apagado y débil por eso hoy vengo a daros algunos trucos para que a pesar del frío podamos lucir una melena sana, fuerte y brillante.

Usar un champú suave.

usar champú

Es muy importante que detectemos cómo es nuestro pelo y nuestro cuero cabelludo y en función de esto elijamos el champú más adecuado a cada una de nosotras, si nos lavamos el pelo todos los días yo recomiendo utilizar un champú que sea suave; en cuanto a la frecuencia de los lavados hay sobre este tema una polémica ya que por un lado hay quienes opinan que a no ser que se tenga el pelo muy graso, no se debe lavar el pelo todos los días, porque podemos irritar el cuero cabelludo que produce una grasa natural y necesaria para proteger el pelo y cuando lo lavamos la eliminamos y hacemos que el cuero cabelludo produzca más y por lo tanto lo mejor sería lavarse el pelo en días alternos; y hay otra opinión (entre las que me incluyo) que opina que utilizando los productos adecuados no hay ningún inconveniente en lavarlo todos los días.

Lo que sí hago es aclarar el pelo muy bien para no dejar ningún residuo de champú y siempre con agua tíbia tirando a un poco fría esto hará que se sellen las cutículas del pelo y quede brillante  ya que el agua caliente es muy agresiva y va a hacer que nuestro cabello esté apagado porque le quita el brillo.

Utilizar poco acondicionador.

utilizar acondicionador

El uso de una gran cantidad de acondicionador lo que va a provocar es que nuestro cabello se vuelva más pesado y pierda volumen, recordad que el acondicionador nunca debe aplicarse directamente en el cuero cabelludo sino siempre de medios a puntas y transcurrido el tiempo de reposo aclararse cuidadosamente para no dejar ningún residuo.

Envolver el pelo en una toalla.

Una vez limpio nuestro cabello,  se recomienda envolverlo en una toalla, porque esto hará que se absorba la mayor parte de la humedad y se secará antes y por tanto tendrá menos tiempo de exposición al uso de secadores, planchas y tenacillas.

Desenredar el cabello suavemente.

Desenredar el cabello

El cabello húmedo es mucho más frágil que el seco y por tanto tendremos que desenredar los nudos despacio y con cuidado ya que haciendolo de forma “intensa”  y brusca lo único que vamos a conseguir es que el cabello se parta.

Limitar el uso de secadores y tenacillas.

Siempre que nos sea posible debemos limitar el uso de secadores y tenacillas ya que estos instrumentos con el calor agreden nuestro cabello; es importante que cuando vayamos a utilizarlos protejamos el pelo con un protector del calor de los muchos que hay ahora en el mercado.

Aplicar una mascarilla.

Cada 15 días deberíamos aplicar en el cabello una mascarilla, existen muchas en el mercado pero también podemos hacernos una casera, por ejemplo la mascarilla a base de huevo que ayuda a reparar el cabello dañado (utilizamos la yema de tres huevos, batimos y aplicamos sobre el cabello, lo dejamos unos 20 minutos y después aclaramos y lavamos como habitualmente, el pelo quedara muy suave).

Mantener una alimentación equilibrada.

Alimentación equilibrada

Esto es muy importante, mantener una alimentación rica en frutas, verduras, frutos secos, pescado azul, carne magra; ya que todos estos alimentos contienen vitaminas que contribuyen al crecimiento del cabello y a que este crezca sano y además podemos complementar la alimentación tomando levadura de cerveza que reducirá la caída del cabello.

Cortar las puntas periódicamente.

Las puntas son muy delicadas y tienden a resecarse y estropearse, para que nuestra melena luzca espléndida y que se vea sana y cuidada es conveniente cortarse las puntas cada tres meses más o menos.

 

 

Entrada anterior Entrada siguiente

No hay comentarios

Dejar comentario

 

Entradas relacionadas