rozaduras en los pies
General

trucos para que el calzado no nos haga daño

Seguro que a ti como a muchas de nosotras nos ha pasado la siguiente situación: te has comprado unos zapatos preciosos a los que hacía tiempo les habías “echado el ojo” estas deseando estrenarlos y cuando llevas un rato caminando con ellos comienzan a salir las temidas rozaduras y se te hace insoportable permanecer más tiempo con los zapatos y no ves la hora de llegar a casa para descalzarte… pero para esta situación tan frecuente, existen algunos trucos para que el calzado no nos haga daño  y  que nos van a permitir estrenar cualquier par de zapatos sin destrozarnos los pies.

Estrenarlos progresivamente.

Con estrenarlos progresivamente me refiero a que comencemos llevando los zapatos unas pocas horas al día, es decir, si tenemos que ir a hacer algún recado y volver pronto a casa o para un paseo corto…. de esta manera vamos poco a poco amoldando el zapato, también puedes ponértelos un rato en casa y andar con ellos ya que si comienzas poniéndote un zapato nuevo para caminar durante un largo tiempo o para aguantarlos todo el día, lo más probable es que llegues a casa deseando desprenderte de ellos.

Meter en el congelador

Uno de los trucos más efectivos para ensanchar el zapato y evitar que nos apriete consiste en meterlos en el congelador de la siguiente manera, cogemos una bolsa pequeña hermética de las que se usan para congelar alimentos, la llenamos de agua, la ponemos dentro del zapato e introducimos el zapato en el congelador, de esta forma cuando el agua se congele ensanchará el zapato y cuando los saques del congelador debes ponértelos inmediatamente para que el calzado se adapte a la forma de tu pie.

Humedecer el zapato

Un truco para ablandar la zona del zapato que nos hace daño consiste en humedecerla con agua caliente y después ponérnoslo y andar con ellos, de esta manera la piel del zapato irá cediendo y se irá amoldando poco a poco a nuestra forma de pie.

Aplicar crema hidratante

Este es un truco que seguramente conocemos de nuestras madres, si notas que alguna costura del zapato te molesta o te roza lo mejor es que untes esa costura con crema que sea muy hidratante (la clásica crema Nivea de lata azul que hemos visto toda la vida) y frotes la costura con la crema hasta que se reblandezca, es necesario que frotes no sirve solo untar el calzado con la crema, pero te en cuenta que este truco solo nos sirve cuando los zapatos son de piel, ya que la piel junto con la crema hidratante se suaviza.

Hidrata tus pies.

Si al igual que aplicas crema hidratante al calzado, te hidratas tus pies, esto facilitará que el roce con el calzado sea menor ya que cuanto más deshidratados estén tus pies más rozaduras le saldran; este truco sobretodo te va a resultar muy útil en verano cuando utilizamos sandalias pero eso sí, no te pases hidratando los pies y procura que la crema este absorbida porque sino se te escurrirá el pie dentro de la sandalias.

Utiliza plantillas de silicona

Cuando utilizamos zapatos de tacón suelen ocurrir que al cabo de unas horas de estar de pie o caminando el roce en la planta de los pies suelen ser bastante molesto e incluso se nota como ardor, para evitar esto procura utilizar plantillas de silicona o gel que hará que la zona donde apoyas el pie sea muchísimo más blanda y te supondrá un alivio para poder aguantar los taconazos durante muchas horas.

 

Como veis son todos trucos muy sencillos que os van a permitir poder estrenar zapatos sin temer las dolorosas rozaduras de los primeros días.

Entrada anterior Entrada siguiente

No hay comentarios

Dejar comentario

 

Entradas relacionadas